¿Recordáis cuando escribíamos a lápiz? Eran de color amarillo y negro con el final rojo, sólo a principio de curso estaban brillantes y olían a madera y no se les rompía la mina. Luego empezaban a caerse de la mesa porque se empeñaban en rodar para conocer mundo y el sonido en el suelo al caer desconcentraba al profesor que desde la pizarra te miraba con gesto crítico.

Luego nos hicimos mayores y empezamos a usar bolígrafo, porque ya teníamos las cosas claras y no hacía falta poder borrar aquello que escribíamos. Qué miedo da creer que tenemos las cosas claras, quizá por eso quien se animó a escribir este cartel lo hizo a lápiz, por si cambiaba de opinión.