Si hay alguien observador puede haberse dado cuenta de que estos maniquíes ya han aparecido en otra entrada del blog. Son dos muñecos que están en un escaparate por delante del cual paso a menudo.
El cartel del escaparate llamó mi atención. No concordaba nada con nada y es que es muy difícil traducir a otros idiomas, sobre todo cuando el de origen no se parece en absoluto.
Recuerdo cuando intentaron enseñarme alemán y yo que no daba con las terminaciones porque no sabía si era dativo, acusativo o preservativo. Y me enfadaba si no me entendían, supongo que a los chinos de esta tienda les pasará lo mismo, aunque en este caso está claro, los zapatos están rebajada todas y ellos han querido utilizar un lenguaje no sexista.