Me da a mí en la nariz que esta gente en el fondo no quiere vender el piso…¿quién habrá pegado ahí el cartel?
_Y eso que el 44 es un buen número para vivir ¿no? Siempre quise vivir en un capicúa.